La última cigüeña

Urabayen, Félix

Editorial: Txalaparta

ISBN: 978-84-18252-45-7

Publicación: 2021

Nº de páginas: 232

Precio: 17,00 €.

Emparentada con su trilogía toledana, La última cigüeña, segunda novela del escritor navarro Félix Urabayen, ambienta su trama en el valle del Roncal y en el corredor del Guadiana, en las tierras de la baja Extremadura. Siguiendo a su protagonista, Juan Miguel Iturralde, en sus negocios eléctricos y sueños grandilocuentes de principios de siglo, Urabayen, «hijo rezagado del 98», salta de su Navarra natal -por cuyos montes transhuman pastores sin mucho futuro y por cuyos bravos ríos desfilan, como si de titanes se tratara, hombres sobre almadías construidas con los robles sustraídos a una naturaleza aún sin domar-, a una Extremadura descrita desde una perspectiva a la vez crítica y afable, movido por una admiración progresiva y un propósito testimonial cargado de simbolismo.

Escrita en 1921, el gran autor navarro dedica esta égloga al villave´s Serapio Huici, liberal vasquista como e´l, por ser «infatigable trabajador, que en la moderna Cruzada de los vascos labora en silencio porque la “almadía” de nuestra raza logre su hora de hegemonía». Completando este cuadro de paisajes diversos, la estampa biográfica que Urabayen dedica a Iparragirre.

 

«Una de las más delicadas novelas del siglo XX» - Germán Bleiberg

 

«Urabayen es vivo, movible, agitado y agitador. Tiene una profusión de ademanes y de gestos sinceros y rápidos. Está presente siempre una fuerza vital de juventud inquieta, indagante y protestataria. Pero, además de todo eso, por las fórmulas conciliadoras, Urabayen muestra su condición de hombre del “98 y medio” -ha podido decirse-, maduro en su prosa por la que ha encontrado la forma de cuajarse en sus libros. Es un excelente prosista con discreción manifiesta de novelista. Y, sin embargo, el trabajar con reposo es su estilo, el colocar la palabra y afinar hasta el límite su sentimiento, el lograr un todo sereno -aparentemente- no le proporciona quietud, interna ni externa, y se lanza desde su provincia, sus provincias, a la contienda» - Miguel Pérez Ferrero